Pragmatismo VS Elegancia2 min read

Publicado el
streetphoto madrid

Elegancia VS Pragmatismo

La coquetería (a veces) no salta a la vista, a no ser que uses dos pares de gafas conjuntadas, a la vez, porque el pragmatismo no está reñido con la elegancia, y si lo está, ¡¡que le den!! Que a veces pareciera que somos idiotas. Somos capaces de pasar un frío de muerte pero vamos enseñando los tobillos por encima de nuestras posibilidades (esta frase de mierda que también se ha convertido en moda y que usamos por encima de nuestras posi... en fin, ya sabéis), usamos unos tacones tan enormes que llegamos a casa un dolor de pies horrible, pitillos tan ajustados que no podemos ni movernos, vestidos tan ceñidos que no podemos ni agacharnos, queremos un coche tan llamativo, un teléfono tan caro, la raza de perro más pura... Todo para hacernos ver, para aparentar, para integrarnos, para sentirnos aceptados, en la mayoría de las ocasiones entrando en conflicto con nuestra propia naturaleza, con nuestra propia conciencia y siendo alguien que no somos, alguien que incluso detestamos, alguien a quien abofetearíamos delante del espejo. Y no nos paramos a pensar si realmente es necesario y cuál es la razón que nos impulsa a veces a endeudarnos o a perdernos otras cosas más importantes. ¿Cuántas veces habéis hecho algo que no queríais sólo por no llevar la contraria?

Pensad, por ejemplo, sé que hay mucha gente a la que le encanta viajar y yo me incluyo, pero, ¿no pensáis que también hay mucho postureo? Que a veces viajamos no porque nos guste sino porque no queremos ser menos, porque queremos hacernos la foto en tal lugar o en tal sitio, y no disfrutamos del momento porque estamos más pendientes de hacernos un selfie que demuestre que estuvimos allí. 

PicPol

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *