Incomunicadas3 min read

Publicado el
Streetphotography Madrid

Incomunicadas

Hoy os quería contar una breve historia de la que fui testigo hace un par de días frente al metro Tribunal, en Madrid, mientras yo estaba cámara en mano haciendo fotos.

Como siempre que hago streetphotography, trato de pasar desapercibido, lo cual me permite de alguna manera infiltrarme entre la gente y observarla, ver su forma de actuar, sus gestos, sus reacciones, su comportamiento, las relaciones que establecen con el resto de personas, con el entorno y en esta ocasión, me permitió comprobar que hemos adoptado, a raíz del desarrollo de ciertas tecnologías, algunas costumbres que ya en su momento veía "raras", que se han establecido y que a veces no son tan útiles sino que en realidad, nos impiden realizar las tareas para las que supuestamente han sido creadas.

Bueno, con lo que os he contado hasta ahora estaréis un pelín despistadill@s, así que os pongo en situación: llamadme antiguo, pero a mi siempre me ha parecido raro ver a la gente hablando sola por la calle, y desde que se inventó el manos libres, lo siento pero no termino de acostumbrarme. Además, ir caminando por la calle con los auriculares puestos, permitidme que os lo diga, pero anula vuestro sentido auditivo, y en una ciudad como Madrid, atestada de gente, coches, bicis, ahora también segways, patinetes eléctricos (que por cierto fueron el puto boom en las últimas Navidades y yo que soy más de skate, considero una chorrada que nos hace cada vez más inútiles), etc. creo que se hace imprescindible.

El caso es, que el otro día me topé con un caso gracioso, la señora de la foto estaba con el manos libres tratando de localizar a alguien a la salida del metro y os lo juro, a dos pasos a la derecha estaba su amiga, con los auriculares puestos, tratando de localizar a la señora de la foto. La conversación fue más o menos así:

Señora de la foto: Ya estoy aquí y no te veo, ¿dónde estás?

Amiga: Aquí en la salida del metro.

Señora: Yo también estoy aquí en la salida.

Amiga: A ver, dime dónde, yo estoy justo en frente, en la puerta que da a la farmacia.

Señora: Sí, en la misma estoy yo.

Bueno, yo que estaba en frente de las dos, me estaba partiendo de risa porque entendí al momento que la conversación telefónica se estaba produciendo entre ellas, que estaban al lado la una de la otra, o sea, ¡¡¡¡yo las estaba oyendo a las dos y ellas no se escuchaban!!!!

Las dejé un minuto más por las risas hasta que incluso una de ellas, la amiga, dijo: Ah, ya te veo - mirando hacia el lado opuesto hacia donde se encontraba la señora, así que un poco por pena y también porque me salió del alma, grité: ¡perdona! ¡os estoy escuchando yo!

En ese momento las dos se giraron hacia mi y les dije: Creo que estáis hablando entre vosotras, ¿no? Llevo un rato parado aquí y os estaba escuchando.

Las dos se empezaron a partir de risa, me dieron las gracias y se fueron juntas un poco avergonzadas.

Sacad vuestras propias conclusiones y comentadme!! Que sí, que puede que el paraguas tuviera algo que ver en que no se
viesen ocultas cada una tras el suyo, pero si se hubieran escuchado, ni
una sombrilla gigante de playa habría impedido que se vieran. ¿Alguna vez os ha pasado algo similar? ¿Quizás utilizando otro tipo de gadchets u otro tipo de dispositivos?

Estaré encantado de leer vuestros comentarios!! 🙂

Streetphotography, Madrid
Streetphotography, Madrid, Malasaña

2 respuestas a “Incomunicadas3 min read

  1. Eres genial Pic!!! me has sacado una sonrisa y me he imaginado la situación creo que tal cual como ocurría, que bien lo describes todo, me encanta tu página sigue así, un beso enorme

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *