Fotografía estroboscópica5 min read

Publicado el

Fotografía Estroboscópica

Tocaba tutorial, así que, ¡allá vamos!

Con este nombre tan cool, se conoce la técnica fotográfica a partir de la cual se pueden capturar distintas fases del movimiento en una sola imagen, en una sola fotografía.

En el caso que nos ocupa, podríamos hacer otro tutorial sobre dobles exposiciones porque, lo que vemos, es una fotografía estroboscópica de una doble exposición analógica que hicimos con una Fuji Instax Mini 90 Neo Classic, pero eso lo dejamos para otro día.

Como decía, lo que estamos viendo es, en realidad, el resultado de realizar una larga exposición durante la cual hemos movido un objeto (en este caso los dedos junto con la foto que sujetan), por delante del objetivo, de un lado a otro, el truco está en lanzar ráfagas de flash para congelar ese movimiento en distintos puntos de la imagen.

Hasta aquí, hay que tener claro al menos un concepto, el de fotografía de larga exposición, si ya lo conocéis, podéis saltaros este párrafo. Para quienes no lo conozcáis, la larga exposición consiste en hacer una foto con una velocidad de obturación muy lenta, en este caso, por ejemplo, mantuvimos el obturador abierto durante 5 segundos. Este tipo de fotografía es muy útil en circunstancias de poca iluminación, como puede ser la noche, donde podréis captar la luz procedente de las estrellas, probar con otras técnicas como el light painting e incluso, manteniéndolo mucho tiempo abierto, podréis observar la rotación de la tierra sobre su propio eje realizando circumpolares como en la siguiente imagen.

¿Qué necesitamos para la fotografía estroboscópica?

Para comenzar, obviamente, necesitamos una cámara capaz de realizar largas exposiciones, por el momento, y corregidme si me equivoco, con el teléfono no se puede. Siempre que realicemos largas exposiciones, necesitaremos tener la cámara fija, con lo cual, es imprescindible la ayuda de un trípode o en su defecto, algún lugar donde poder colocar la cámara de manera estable.

Una vez estabilizada la cámara, necesitamos contar con un flash capaz de realizar disparos en modo MULTI, yo por ejemplo utilizo unos Yongnuo YN560III, que son muy baratos y dan muy buenos resultados.

El siguiene elemento no es 100% imprescindible, pero es muy útil en algunos casos. Son unos transmisores de radio para el flash, que permiten separarlo de la cámara y utilizarlo externamente, es este KIT de disparador remoto Yongnuo. A mi, me han permitido, en este caso, cambiar la dirección de la luz del para evitar reflejos, pero como digo, si el objeto a fotografiar tiene una superficie mate, no es necesario.

¿Cómo configurar el flash?

Configurar el flash es la parte más importante de la fotografía estroboscópica, porque ésto definirá la cantidad de movimiento que recoja la imagen durante la exposición. El flash, congela el movimiento, sin él, veríamos tan solo una estela borrosa, con él, vemos el objeto perfectamente definido.

Como os comentaba más arriba, necesitamos utilizar el flash en modo MULTI, esto nos permitirá programarlo de forma fácil para que se dispare con la potencia que queramos, el número de veces que queramos y con la frecuencia que queramos.

La potencia la veremos en el display como una fracción, 1/128, 1/32, 1/8, 1/4... Cuanto mayor sea el denominador de esta fracción, menor será la potencia de disparo, es decir, la luz será más tenue.

El número de disparos que realizará el flásh, lo determinaremos con un número natural, 1, 2, 3, etc., tantos como necesitemos. Por ejemplo, en ésta última imagen que hice hace unos años, hay dos disparos, uno con las manos sobre el rostro y otro con las manos fuera.

Finalmente, la frecuencia, aparece definida en Hz (Hertzios). Con 1Hz, el flash saltará una vez por segundo, con 2Hz dos veces por segundo, con 4Hz cada 0,25 segundos, etc., es decir, cuanto mayor sea la frecuencia, más seguidos se producirán los disparos.

El resultado final y otras ideas

Una vez que tenemos todo preparado, cámara sobre el trípode, obturación lenta, y flash en modo multi, sólo nos queda disparar. Si estamos solos, podemos ayudarnos con el temporizador de la cámara para realizar el disparo automático y una vez que se abra el obturador, comenzamos a movernos, veremos los flashes saltar con la configuración que les hayamos dado previamente y cuando se cierre el obturador, ¡ya lo tenemos!

Ahora sólo falta ajustar los parámetros de los que disponemos, para intentar hacer la mejor foto posible.

Una vez que hemos comprendido cómo funciona la fotografía estroboscópica, sabemos utilizar el flash y entendemos la fotografía de larga exposición, podemos combinarlo todo y obtener imágenes con movimiento contínuo como en el light painting y a la vez, congelar parte del movimiento con el flash, como en este otro ejemplo.

¿Qué os ha parecido el tuto? ¿Lo véis difícil? ¿Os ha resultado útil? Esperemos que os ayude. Podéis dejar cualquier duda en los comentarios y, ¡¡os ayudaré encantado!!

¡¡A darle caña al flash!!

Una respuesta a “Fotografía estroboscópica5 min read

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *