Valle del Jerte3 min read

Publicado el
Flor del Cerezo

Valle del Jerte

Por fin ha llegado la primavera, y aunque con el tiempo que ha hecho, pareciera que llevásemos semanas en esta estación, el cambio salta a la vista. Éste parece haber sido el año de las fotos de la floración de los frutales, ¿quién no ha visitado la Quinta de los Molinos y ha subido alguna que otra foto a instagram de la flor del almendro? Bueno, nosotros no, creemos que había suficientes, pero a cambio nos hemos ido al Valle del Jerte.

Situado al noroeste de Extremadura, a algo menos de 3 horas de Madrid, el valle se convierte en un destino idóneo para una escapada de fin de semana. En estas fechas, las laderas que acompañan al Jerte en su recorrido a través del valle, se visten de blanco para dar la bienvenida a cada primavera. Los campos de cerezos, cuyas ramas estallan en apretujados ramilletes de flores blancas, se extienden a ambos lados del río creando un paisaje bucólico.  

Pero la floración del cerezo no es el único atractivo del valle. Escondido entre las montañas, hallamos una auténtica joya natural que seguro os sorprenderá. Entre Jerte, pueblo que toma el nombre del río, y Cabezuela del Valle, localizamos el Centro de Interpretación de la Garganta de los Infiernos. Hasta aquí, podemos llegar en coche sin problema y aparcar en una de las dos zonas habilitadas por 5€ y sin restricciones de tiempo. Desde el parking, continuaremos la ruta caminando. Nuestro destino: Los Pilones.

Caminaremos por un sendero entre árboles que se encuentra perfectamente señalizado durante unos 2,5km, desde donde tendremos espectaculares vistas del valle.

En el camino de ida, nos pasó completamente desapercibido un detalle que descubrimos a la vuelta, pero que os contamos ahora. Desde la roca en la que se aprecia la mayor profundidad del valle, en esa sobre la que posamos cual influencers (de pacotilla), no sabemos si por el ángulo de incidencia de la luz del medio día o por qué extraño motivo, en ese momento nos perdimos este asombroso chorro de agua al otro lado de la garganta.

Cascada en El Valle del Jerte
Cascada en El Valle del Jerte

Es cierto que tuvimos que usar un buen teleobjetivo para poder hacer la foto, pero a simple vista se puede ver. Si lo véis cuando estéis caminando en dirección a Los Pilones, por favor, ¡¡contádnoslo!!

Una vez pasada la roca, el camino que nos queda es cuesta abajo, y en poco tiempo alcanzaremos nuestro destino.

Los Pilones del Jerte

Esta formación rocosa, presenta unas singulares formas circulares en el granito, llamadas marmitas de gigantes. Su formación se debe a la acción erosiva de fragmentos de rocas duras. Cuando estos fragmentos son arrastrados por la corriente y se topan con algún obstáculo, giran en remolinos y poco a poco van profundizando, oradando y redondeando la concavidad. Pero no os aburro más. Ahí van unas fotos para que veáis de qué os estamos hablando.

Más adelante, siguiendo el camino habilitado sobre una de las paredes de piedra, encontramos una zona de aguas más tranquilas donde pudimos descansar y refrescarnos. Aprovechamos para hacer algunas fotos más y comer algo.

El camino de vuelta se hace retrocediendo por el mismo sendero, aunque hay otra ruta más larga desde este punto que suma en total 16km en círculo. Podéis echarle un vistazo en la web de turismo del Valle del Jerte.

Cabezuela del Valle

Tomamos la ruta corta para salir de Los Pilones, ya que teníamos intención de hacer una parada rápida en Cabezuela del Valle, aprovechando que nos pillaba de paso en la vuelta a Madrid. En realidad no sabíamos muy bien qué nos íbamos a encontrar allí, pero aparcamos, y el paseo por el borde del río con el pueblo al fondo, nos pareció súper chulo.

Un bonito punto y final para nuestra escapada por estos pueblos cacereños.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *