Focus stacking7 min read

Publicado el
Atardecer sobre el Teide (portada)

Focus Stacking

Puede que nunca hayáis oído hablar del focus stacking, puede que os suene a chino y puede que así, de primeras, os de exactamente igual de qué va este rollo, pero si tenéis un poco de ojo, muy probablemente habréis visto fotos en instagram con un impresionante detalle, desde los primeros planos a todo lo que aparece en el fondo de la imagen, es decir, con todos los planos perfectamente enfocados, y muy probablemente, a poco que os guste la fotografía, os habréis preguntado cómo logran algunos fotógrafos tanto detalle en sus imágenes. Bueno, a grandes rasgos, existen dos formas: calcular la hiperfocal (distancia a la que hacer foco para conseguir la mayor profundidad de campo en una sola toma) y el focus stacking.

Calcular la hiperfocal hoy en día es fácil utilizando aplicaciones. Yo, por ejemplo utilizo PhotoPills, de la cual ya os he hablado en algún post anterior: Eclipse de Luna.

PhotoPills es una herramienta completísima con la que podéis, desde calcular la posición de la Vía Láctea o la salida y la puesta del Sol y la Luna, hasta, como en este caso, saber la hiperfocal de vuestro equipo introduciendo el modelo de cámara y de objetivo que estéis usando en cada momento.

El focus stacking ya es otro rollo.

Mediante la distancia hiperfocal, puede que haya planos en la imagen que queden fuera de foco, especialmente los más cercanos a la cámara. Para enfocar esos planos y conseguir ese efecto de impresionantes detalles, es imprescindible aplicar la técnica de focus stacking. Os pongo un ejemplo:

Tratemos de obviar por el momento la edición posterior de la imagen, con la que eliminamos la señalización y corregimos los colores, y fijémonos en el detalle de la línea blanca en la carretera. Como podéis comprobar, si enfocamos a la roca, como en la primera imagen, la línea blanca aparece totalmente desenfocada, sin nitidez, toda la zona baja de la imagen aparece borrosa. Aquí es donde entra en juego la técnica que hoy vamos a enseñaros.

Lo primero que tenemos que tener en cuenta es, IMPRESCINDIBLE, utilizar el trípode. Y si os digo que es imprescindible es porque realmente lo es. Vamos a tomar varias fotos enfocando a distintos planos cada vez, y un pequeño, pequeñísimo desplazamiento en el encuadre, puede arruinarnos la toma.

Bien, como ya os decía, vamos a tomar varias imágenes con distinto enfoque, así que ya sabéis por donde van los tiros, habrá que dedicarle un buen rato a la edición posterior, pero aún nos queda trabajo previo. 

Lo segundo a tener en cuenta es el "Lens Breathing". Y, ¿qué carajo es el "Lens Breathing"? Os lo explico, aunque lo vais a comprobar  in situ cuando comencéis a ajustar el foco. El "Lens Breathing" consiste en un pequeño (a veces pronunciado) recorte en los bordes de la imagen que se produce debido al movimiento de las lentes del objetivo al cambiar el enfoque. Este pequeño recorte puede provocar que, si ajustas demasiado el encuadre, en un momento dado, puede que alguna parte importante de la fotografía quede fuera o se corte, por tanto, procurad dejar un poco de aire en los bordes para que la lente respire (ya sabéis de dónde viene eso de "lens breathing").

Otra pauta a tener en cuenta, y que os va a facilitar mucho la vida a la hora de realizar el montaje posterior, es procurar que los primeros planos no tapen el fondo en exceso. Por ejemplo:

Flores del Teide
Flores del Teide

Especialmente cuando en los primeros planos encontramos objetos muy complejos, como en este caso, flores, la edición posterior puede complicarse en exceso, dado que en las fotos que realicemos poniendo el foco en el fondo, las flores aparecerán muy desenfocadas, eso se traduce en una masa difuminada de color alrededor de las flores. Cuando superpongamos la imagen de éstas enfocadas, aparecerá un halo alrededor de las mismas muy difícil de eliminar.

A disparar

Con todos estos puntos en mente, nos disponemos a disparar. Plantamos el trípode, encuadramos dejando aire y teniendo en cuenta que no haya demasiados objetos que tapen el fondo y, ¡a por ello!

Vamos a realizar tantas tomas como sean necesarias, procurando mantener una apertura de diafragma media, ya que si abrimos demasiado, vamos a necesitar muchas más fotos y si lo cerramos en exceso, no obtendremos la máxima nitidez, hay que buscar el llamado "punto dulce", que suele encontrarse entre f8 y f11.

Con ello, empezamos enfocando al primer plano, disparamos y giramos el anillo de enfoque al próximo plano. En este punto, nos puede ser de gran ayuda utilizar el display de nuestra cámara y hacer zoom sobre el punto que vayamos a enfocar. ¡OJO! Me refiero al zoom digital, en ningún caso hagáis zoom con el objetivo. Continuamos así hasta que estemos seguros de tener imágenes de todos los planos en foco.

En la secuencia podéis apreciar el "Lens Breathing" del que habíamos hablado, por cierto. Pero mirad también cómo el foco va cambiando de más lejos a más cerca. Podéis hacerlo en el orden que queráis, siempre y cuando os aseguréis de tener una imagen de cada plano enfocado.

Y ahora sí, ha llegado el momento de ponernos a editar.

Edición

Vamos a hacerlo de la forma más rápida y sencilla, en Photoshop, y sin utilizar ningún plugin extra, en dos minutos y en unos sencillos pasos:

  1. Abrimos las fotos en Camera Raw para revelarlas a nuestro gusto. Siempre teniendo en cuenta que hay que sincronizarlas, ya que van a formar parte de una única imagen, y todas tienen que tener el mismo revelado.
  2. Las abrimos en Photoshop.
  3. Vamos a: Archivo/Secuencia de Comandos/Cargar arhivos en pila
  4. Pulsamos en "Añadir archivos abiertos" y marcamos la casilla de "Intentar alinear automáticamente las imágenes de origen". Se creará un nuevo documento en el que aparecerán nuestras fotos superpuestas en distintas capas.
  5. Seleccionamos todas las capas de este nuevo documento (utilizando cmd en mac o ctrl en windows y seleccionando una a una cada capa).
  6. Vamos a: Edición/Fusionar capas automáticamente.

¡Listo! Ya tenemos nuestra primera foto aplicando la técnica del Focus Stacking.

Como véis, automáticamente se han aplicado a cada capa unas máscaras que muestran u ocultan las partes enfocadas de cada imagen. Llega el momento de ampliar la foto para encontrar posibles fallos en el procesado que ha realizado Photoshop, y si los hay, tratar de corregirlos actuando con el pincel sobre las máscaras.

Existen plugins que realizan este proceso mediante otros métodos, y aplican, por ejemplo, máscaras de luminosidad, pero por el momento, eso lo dejamos para otro tutorial.

En cuanto al postprocesado, de momento sólo os diré que, con una combinación de las herramientas Parche y Tampón de Clonar, y un poco de paciencia y trabajo al detalle, podéis eliminar los elementos indeseados que afean la imagen.

¿Dudas? ¿Consultas? Escribidme y trataré de resolverlas. Espero al menos que os haya podido allanar un poco el camino hacia unas fotos mucho más nítidas.

Atardecer sobre el Teide
Atardecer sobre el Teide

Si os han gustado las fotos, no olvidéis pasaros por nuestra TIENDA ONLINE, algunas de las imágenes que habéis visto pueden ser vuestras en cartón pluma de 1 cm de grosor y hasta en 70x50cm de tamaño. Os las enviaremos de forma gratuíta para que podáis disfrutar de ellas en vuestro hogar en cuanto recibamos el pedido!! ¡¡DALE!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *